Ascensor desplomado en Manises: Un problema de mantenimiento - Aicon Elevadores
Ascensor desplomado en Manises: Un problema de mantenimiento

Contar con una máquina bien diseñada e instalada es vital para el buen funcionamiento de un elevador, pero además realizar un buen mantenimiento de ascensores de forma periódica y profesional es clave para no tener ningún incidente desafortunado.

Uno de los mayores miedos que tenemos cuando un ascensor se queda parado es que se desplome. Aunque esta situación se presenta como algo casi imposible, el pasado mes de septiembre ocurrió en la población valenciana de Manises.

“Sonó un golpe fuerte y se precipitaron al vacío”

Una mujer de 37 años, procedente de China, y sus dos hijas pequeñas, bajaban en el ascensor de su bloque de viviendas cuando éste se desplomó 8 pisos.  La accidentada explica que notaron un temblor muy fuerte, que la luz se apagó y que notaron cómo se caían al vacío. La caja cayó los seis pisos desde donde se encuentra el domicilio de la afectada, más los dos pisos de sótano que tiene la comunidad de propietarios. Cuenta que enseguida se dio cuenta de que no podía levantarse y que ni siquiera oía ni veía nada. Luego fue recobrando los sentidos y vio a sus hijas y a los vecinos, que habían salido al oír el fuerte golpe y que pronto llamaron a los bomberos quienes se presentaron inmediatamente. Pudieron sacar a las niñas con facilidad, quienes afortunadamente habían salido ilesas. Sin embargo, tuvieron que inmovilizar en camilla a la mujer puesto que se había roto la cadera.

Catástrofe “poco frecuente”

La primera inspección, poco después del accidente, en la que estaban presentes los fabricantes, instaladores, responsables de mantenimiento y la propia Conselleria de Industria, identificó la rotura del eje de la máquina EM-70 como causa directa del accidente.

Todos los expertos del sector insisten en que esta rotura pudo ser provocada por un fallo mecánico o bien por un defecto de fabricación o un desgaste excesivo del eje de la máquina.

Lo que está claro es que se trata de un accidente «poco frecuente». Como ya hemos explicado en otras ocasiones (post me quedo atrapado en el ascensor) los ascensores cuentan con un freno automático que debería haber impedido que la cabina pudiera caer más de 30 cm.  Aun así, los sistemas de seguridad activados impidieron que, pese a la caída, se produjeran lesiones más graves en la familia accidentada.

El grupo tractor EM-70 ha sido comercializado durante más de 30 años por una empresa de Paterna, Mecaniker S.L, que actualmente se encuentra en liquidación. La Conselleria de Industria está procediendo a la revisión de todas las máquinas elevadoras que cuentan con esta pieza e incluso ha precintado al uso varios ascensores.

Lo que pudo haber desembocado en una tragedia acabó siendo solo un accidente.  De cualquier forma, es algo que podría haberse evitado si se hubiera contado con un servicio de mantenimiento profesional.

¿Cómo evitar este tipo de situaciones?

La importancia del fabricante

Confiar la fabricación e instalación del ascensor a un profesional es esencial. Un ascensor de tipo residencial para una comunidad de propietarios suele tener un promedio de vida de 20 a 30 años. Hacer una buena inversión supone asegurar la seguridad de quienes viven en el edificio y eso debe ser una prioridad.

El mantenimiento es clave

Por lo que se refiere al mantenimiento de los elevadores es muy importante contar con un equipo especializado y disponible 24 horas al día los 7 días de la semana. El servicio al cliente debe primar por encima de otras necesidades cuando se requiere contratar mantenimiento.

¿Qué es lo que hace un buen técnico de ascensores?

Para llevar a cabo un buen mantenimiento hay que cumplir algunos pasos básicos como, por ejemplo:

  • Adecuar el chequeo del ascensor a las pautas establecidas para cada modelo y marca. En este punto contar con un equipo de mantenimiento multimarca especializado suele ser una ventaja. Cada revisión se ajustará a las necesidades del tipo de ascensor.
  • Operaciones de limpieza, lubricación y engrase.
  • Operaciones de ajuste y regulación, de los componentes y dispositivos.
  • Reposición o sustitución de componentes y dispositivos, desgastados, o que hayan agotado su vida útil.

Las revisiones de los aspectos más básicos del ascensor deben hacerse cada mes. Comprobar los componentes de cabina, la alarma, verificar el arranque, la parada, la nivelación, revisar la apertura, y cierre de puertas de la cabina y asegurarse del funcionamiento y señalización de las puertas de los pisos son tareas imprescindibles cada mes.

Cada tres meses se debe revisar el freno, limpiar el foso, la pisadera de puertas y el cuarto de máquinas, y se controla el nivel de aceite de motores y máquina.

Cada seis meses se controla el operador, la luz de emergencia y el estado de patinaje y tensión de cables. Además, se limpian y revisan las puertas de cabina, cuadros y protecciones.

Cada año se revisa el estado de amarres de cabina, amarres de contrapeso, los del lado pedestal, paracaídas y articulaciones, la tensión y estado de cables, la polea, los impulsores y detectores, los finales y conmutadores, la renivelación, las rodaderas y rozaderas de cabina, las fijaciones y aislamiento de cabina y todo cuanto sea necesario. Así mismo, se limpia el estado del cabezal, el techo y bajos de cabina, el limitador, las rozaderas contrapeso y el refrigerador.

Una vez repasados todos estos puntos lo mejor es ponerse en manos de una casa profesional como AICON. El mantenimiento preventivo evita accidentes mayores y asegura una larga vida de la máquina elevadora. En AICON ofrecemos el mejor servicio de mantenimiento multimarca, ponte en contacto con nosotros para más información.