porque los ascensores tienen espejos Aicon elevadores

¿Por qué los ascensores tienen espejos?

Los ascensores son uno de los medios de transporte vertical más comunes en nuestra vida cotidiana. Nos ayudan a subir la compra, las maletas y nos hacen la vida más fácil si se trata de una mudanza. Los ascensores también son muy útiles para mirarnos bien antes de salir por la puerta cada mañana.

Pero, te has preguntado alguna vez, ¿por qué los ascensores tienen espejos? No, no es para hacernos selfies, en realidad es por razones de seguridad y salud.

Cuando vas en un ascensor, estás en un espacio cerrado con otras personas, y a veces esas personas son desconocidas sin poder verlos directamente frente a ti, lo cual también dificulta lograr controlar los espacios entre los pasajeros que se encuentran dentro del elevador.

Si un ascensor no tuviera espejos, no habría forma de que los pasajeros comprobaran lo que hay detrás de ellos, lo que significa que podrían darse situaciones en las que serían muy necesarios para entregar mayor seguridad en tu el espacio y evitar agresiones o actos vandálicos.

Recuerda que para lograr un buen funcionamiento de tu ascensor es necesario realizar un buen mantenimiento de ascensores con técnicos experimentados. Para ello, te recomendamos contactar con Aicon Elevadores, especialistas en ofrecer un servicio de mantenimiento multimarca profesional.

Cuando entras en un ascensor, probablemente no pienses en cómo ha sido fabricado o construido. Sólo quieres llegar a tu destino y salir lo antes posible. Pero si se te detuvieras a pensar en cómo se construyen los ascensores y especialmente en cómo se construían en su día, tendrías una perspectiva totalmente nueva de lo que hace que funcionen tan bien.

Indice:

Los ascensores con espejos que ayudan a controlar tu entorno

Los ascensores tienen espejos porque sus creadores creían que verse reflejado ayudaba a las personas a sentirse más seguras en un entorno desconocido (como un ascensor). La idea era que si las personas podían verse a sí mismas mirándose -aunque estuvieran solas- les ayudaría a sentirse menos ansiosas ante la nueva tecnología de elevarse del suelo hacia su destino.

Pero no solo es la única función. Los ascensores se diseñan con espejos para ayudar a los usuarios a sentirse mejor, y saben que verse en un espejo hace que aumente la autoestima.

Es algo que los psicólogos llaman «autoafirmación», lo que significa que cuando te ves en un espejo, te recuerdan quién eres y cómo eres.

Del mismo modo, muchos usuarios sufren de sentimiento de claustrofobia al introducirse en espacios de dimensiones reducidas. Los espejos del ascensor ofrecen esa sensación de amplitud que estas personas necesitan.

Los espejos de los ascensores están para ayudarte a controlar tu entorno mientras estás en el ascensor. Puedes utilizarlos para cuidar y trabajar tu imagen, pero también por seguridad.

La confortabilidad de los espejos en ascensores

Los ascensores están diseñados para que te sientas como en casa. Son como una pequeña parte de tu hogar que llevas contigo allá donde vayas. ¿Y qué hace que la gente se sienta más cómoda que mirarse en un espejo? Cuando te miras en el espejo de un ascensor, es como si te vieras en tu propia casa. Ves todas tus cosas favoritas a tú alrededor: cómo están dispuestas, cómo se ven con la luz. Es una sensación reconfortante que ayuda a los pasajeros a sentirse tranquilos durante el viaje.

Por eso, cuando uno viaja en un ascensor y se ve reflejado, se siente familiar, seguro y protegido. Es casi como volver al lugar al que perteneces, y por eso creemos que la mayoría de la gente ni siquiera se da cuenta de lo que ocurre cuando se mira en el espejo del ascensor.

¿Desde cuándo los ascensores tienen espejos?

Es una pregunta que todos nos hemos hecho, ¿verdad? La respuesta es: desde siempre.

Los primeros ascensores se construyeron en el siglo XIX, y tenían espejos instalados en la parte superior e inferior de los huecos para que las personas que subían y bajaban pudieran mirarse. Esto les ayudaba a sentirse más seguros de sí mismos, lo que les daba más confianza en su trabajo y en su vida personal.

Esto era especialmente importante para las mujeres en esta época, ya que era raro que se les permitiera salir de casa sin un acompañante, por lo que poder verse en el espejo de un ascensor les ayudaba a sentirse más cómodas en sus viajes al espacio público.

Los espejos ofrecían un servicio que, en aquella época, era único: permitían a los pasajeros comprobar su aspecto sin salir del ascensor. Los primeros espejos eran de metal pulido y se instalaban en la pared trasera de la cabina del ascensor. Normalmente se instalaban en cabinas de alta gama destinadas a pasajeros adinerados que no querían ser vistos mientras viajaban.

Es sorprendente que algo tan sencillo, haya tenido un efecto tan profundo en la historia. Si miramos la línea de tiempo del ascensor, es fácil ver esta influencia. El ascensor cambió la forma en que se construyeron los rascacielos, y cómo afectó a la sociedad en formas que ni siquiera podemos imaginar. Nos gustaría pensar que allí donde se detiene este invento, otros seguirán ampliando los límites para expandir aún más nuestros horizontes.

Así que la próxima vez que utilices un ascensor, recuerda que hay algo más que un simple transporte. También hay autocuidado y seguridad en cada parada.

¿Tu ascensor no tiene espejo y necesitas una modernización de tu cabina? Contacta con Aicon Elevadores, especialistas en modernizaciones parciales o totales de tu ascensor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.